PARAMETERS de Bruce Nauman




Del 3 de febrero al 15 de abril 2018, Estancia FEMSA – Casa Luis Barragán presenta Parameters, la primera exhibición individual de Bruce Nauman en México. La exhibición consta de la instalación de cinco videos, cuatro producidos en 1968-69, los cuales se exhiben en monitores instalados alrededor de diversos puntos dentro de la casa, al igual que un proyector de Setting a Good Corner (1999), en el Estudio. La presente muestra de videos de Bruce Nauman, exhibida dentro del entorno de este icónico lugar, permite la exploración y demostración de los elementos arquitectónicos y de espacios de sus obras desde un inicio. Estancia FEMSA-Casa Luis Barragán invitó al curador/escritor independiente Michael Auping a colaborar con el catálogo que acompaña a esta exhibición, ofreciendo interpretaciones acerca del trabajo de Nauman.
A lo largo de su carrera artística, el artista norteamericano Bruce Nauman (Fort Wayne, 1941) ha explorado temas relacionados con el cuerpo, la arquitectura, el confinamiento y el espacio. Algunos de sus primeros trabajos involucraban la creación de moldes y dibujos de su cuerpo, en los que se materializó a sí mismo como una escultura, creando una imagen propia de autocrítica. El tema de los cuerpos y mentes en un contenedor espacial es introducido en estos videos tempranos, y desarrollado de diversas formas durante la carrera de Nauman. En el performance Wall-Floor Positions (1968), el artista asumió posiciones que destacan la relación de su cuerpo con los muros y con el suelo de su estudio. Nauman se basó en estas observaciones para realizar una serie de estructuras arquitectónicas que incrementaban la conciencia del cuerpo. Estas obras comenzaron con los estudios tardíos de Nauman sobre el acto de caminar. En Walk with Contrapposto (1968), el artista construyó un corredor largo y estrecho. En el video podemos ver a Nauman balanceando su cadera y hombros, con las manos entrelazadas detrás de la cabeza, (imitando la pose clásica utilizada en la pintura del renacimiento italiano) conforme camina por el corredor de veintiséis pulgadas de ancho. La evidente dificultad para llevar a cabo esta actividad se refleja en el hecho de que choca contra las paredes mientras se mueve. Sentimos empatía con el cuerpo de Nauman conforme sus movimientos creativos desafían al contenedor arquitectónico, convirtiendo el simple hecho de llegar de un extremo al otro en un ejercicio arduo y cómico.

El deseo de recrear espacios reducidos y posiciones incómodas, es un constante recurso que se ve reflejado en las obras de Nauman, que desencadena una experiencia cognitiva que inicia con una sensación de incomodidad. Espacios triangulares, túneles subterráneos, pasillos angostos casi impenetrables, imágenes de sombras en blanco y negro, son elementos que percibimos en las instalaciones y videos de Nauman. Esto es un recordatorio del concepto marginado de la noción del arte como algo estético y bello, contrario a un detonante de reflexión humana sobre ciertos elementos, al igual que la habilidad del arte de despertar inconscientemente la atención del espectador y buscar una respuesta a estas sensaciones que observa.
Para Nauman la arquitectura es también una suerte de escultura, y ésta es, si la vemos en un sentido más extendido, mucho más que la masa corporal atrapada en tres dimensiones que, con su volumen y peso, se manifiesta ante nuestros ojos o nuestro tacto. La idea de peso y de resistencia de materiales plantean problemas complejos en torno a la escultura y sus posibilidades. Por ello el artista delimita un cuadrado, moldea una esquina o construye un estrecho pasillo para, a través de estos modelos elementales, descubrir la forma, la consistencia y la estructura de su propio cuerpo. La arquitectura, entendida en su acepción más amplia, debe considerar la delimitación material y constructiva de un espacio, así como la necesidad de conceptualizar un paisaje natural como parte de la experiencia humana. El mexicano Luis Barragán (Guadalajara, 1902 - Ciudad de México, 1988) entendió y practicó esta noción “holística”, integrando fluidamente las construcciones modernas y los parques de los entornos urbanos que embellecen sensiblemente a las ciudades. En la edificación de su propia casa de Tacubaya, Barragán procuró unir estos valores, comunicando las grandes paredes de los salones y las recámaras interiores con los patios y jardines verdes del entorno exterior. Estas formas tan características en su obra reaparecen, de distintas maneras, en el trabajo de artistas experimentales de las décadas de los sesenta y setenta.
Luis Barragán consideraba la construcción material y el paisaje natural, ambos como entornos esenciales para la experiencia del mundo. Para Nauman, cuerpo y espacio son un requerimiento necesario para nuestra existencia. Los dos autores resaltan la importancia del valor del espacio en relación con el hombre y su cuerpo, al igual que su interés en la relación entre el cuerpo humano y la arquitectura. Por ello, ambos producen espacios formales e investigan a su propia manera, la condición del hombre. Parameters explora precisamente este concepto de la arquitectura y el cuerpo de una forma más amplia y profunda.